Biobliografía                           Pepita Jiménez                    (página creada por Pedro Soto)

Juan Valera
(Cabra, Córdoba, 1824-Madrid, 1905)

Biobliografía. Diplomático, político y escritor. Por voluntad de sus padres, los marqueses de Paniega, inició su educación en el seminario de Málaga. Ingresó después en la Universidad de Granada y luego en la de Madrid, donde el año 1846 se licenció en leyes, carrera que hizo compatible con los estudios de humanismo, filosofía y literatura. Empezó a ejercer de abogado en la capital, pero no tardó en cambiar el derecho por la diplomacia y, en 1847, obtuvo su primer cargo, el de embajador en Nápoles, que ocupó hasta 1849. En los años siguientes desempeñó diversas misiones diplomáticas en distintos países. Fue embajador en Lisboa, Washington, Bruselas y Viena. Alternó tales destinos con la política y, aunque afiliado al Partido Liberal, fue elegido diputado no sólo por éste, sino también por el Partido Conservador. Nombrado senador vitalicio (1881), fue condecorado después con la Gran Cruz de Carlos III.

Con todo, la extraordinaria personalidad de Valera (miembro de la Real Academia Española desde 1862) alcanzó sus máximos logros en el terreno de las letras, convirtiéndose en una de las figuras señeras del s. XIX. Su libro «Poesías» (1858), no obstante, pasó con más pena que gloria. Y su obra filosófica, así como la teatral, tampoco alcanzaron gran altura. Pero fue un celebrado periodista, de prolífica pluma y prosa sagaz, y cultivó extensamente la crítica con agudeza e ironía («Crítica literaria» y «Estudios críticos» son los dos volúmenes que recogen sus trabajos en este terreno). Sin embargo, donde realmente brilló su elegancia estilística y su talento creador fue en la novela, género al que aportó títulos que son clásicos: «Pepita Jiménez» (1874), «Las ilusiones del doctor Faustino» (1875), «El comendador Mendoza» (1877), «Pasarse de listo» (1878), «Doña Luz» (1879), «Juanita la Larga» (1895), «Genio y figura» (1897), «Morsamor» (1899). En todos ellos destaca la profundidad psicológica con que se define a los personajes femeninos, la belleza del lenguaje y el preciso equilibrio con que se desarrollan argumento y acción.

Pepita Jiménez


Si deseas el texto completo o algún capítulo indícalo y te lo enviaremos por e-mail

Nombre: Apellidos:
Dirección:
Localidad: Código Postal:
País:
Teléfono: E-mail: