Schiller, Friedrich (1759-1805)
 
 

 Johann Christoph Friedrich Schiller, nació en Marbach (Württenburg) y murió en Weimar. Poeta, dramaturgo, historiador y primer filósofo del arte alemán. Hijo de un modesto cirujano, se vio obligado a estudiar medicina en una academia médica militar de Stuttgart. Ejerció como médico militar, pero su auténtica vocación era la literaria. Muy influído por Rousseau y por las lecturas de Schakespeare, Lessing y Klopstock , desertó para estrenar su primera obra de teatro: Los bandidos, considerada a veces como una proclama del anarquismo revolucionario. A partir de este momento pasó a dedicarse el resto de su vida a la poesía y el teatro, aunque aunó estas actividades con su estudio de la historia y de lo estético. A partir de 1795 entró en contacto con August Wilhelm Schlegel, que colaboró con él en la revista
«Horen». Vivió en Manheim, Leipzig, Dresde y Weimar, donde trabó amistad con Herder, Wieland y Goethe. Posteriormente accedió a un puesto docente de historia en la universidad de Jena, donde ejerció hasta 1799. Durante esta época escribió ¿Qué significa la historia universal y por qué la estudia el hombre?, que junto con sus Cartas sobre la educación estética de la humanidad, en plena sintonía con el espíritu del Sturm und Drang tuvieron una gran influencia sobre Hölderlin, Schelling y Hegel. Por otra parte, su Himno a la alegría inspiró la novena sinfonía de Beethoven. Uno de los hechos decisivos en su orientación fue el conocimiento de la Crítica del juicio de Kant, que tuvo una inmensa influencia en su orientación filosófica y estética. De nuevo en Weimar, ya retirado, prosiguió sus trabajos como dramaturgo y teórico de la estética.
 

 Defendió los ideales de la revolución francesa, aunque el posterior establecimiento del período del terror jacobino le desilusionó. No obstante, atribuyó el fracaso de la revolución y de la consecución plena de sus ideales a la falta de educación humana para la libertad. Esto le impulsó a considerar que el arte, y en particular el teatro, deberían ser entendidos como instrumentos de la educación liberadora de la humanidad. Esta preocupación por la libertad fue el núcleo alrededor del cual giró toda la producción poética, teatral y todos los ensayos de Schiller, pero también de los filósofos del idealismo alemán, que recibieron una gran influencia de este autor. En su concepción de la historia, tal como se plasma en sus poemas
y obras teatrales, aparece una reivindicación de la antigüedad griega, aunque no se trata de una simple nostalgia, sino que para Schiller la antigua Grecia representa la infancia de la humanidad, una época de armonía indiferenciada entre los hombres, los dioses y la naturaleza. Según él, el despliegue de la historia es el progresivo abandono de aquella armonía que estaba cimentada en un ideal de comunidad, pérdida de armonía inicial que fue históricamente necesaria para dar lugar a la lenta emergencia del sujeto. Pero Schiller considera que ya es hora de alcanzar una nueva armonía basada en el pleno desplegamiento de todas las facultades humanas, capaz de conjuntar la plena libertad del sujeto con la moralidad y los intereses de la comunidad. En este proceso de consecución de una nueva armonía superadora de la escisión y desgarramiento en que vive la humanidad juega un papel primordial la estética, ya que sintetiza los impulsos sensibles con los impulsos intelectuales y formales del hombre, en una especie de impulso de juego concebido como una manifestación de los impulsos sensibles que, no obstante, están sometidos a la disciplina de las reglas. De la misma manera, el hombre, que está sometido al doble movimiento del determinismo de la naturaleza y la libertad de la voluntad, debe someter la naturaleza sin sacrificarla, e instalarse en una segunda naturaleza, propiamente humana, que es la moralidad, de la que lo estético aparece como condición. Schiller formuló también la noción del alma bella, caracterizada por un gran sentimiento moral.
 

 Obras principales de Schiller
 
 

Otras obras principales no poéticas ni teatrales:
Ensayo sobre la relación entre la naturaleza animal y la espiritual del hombre, 1785.
El teatro como institución moral, 1785.
El arte trágico, 1791.
De la gracia y de la dignidad, 1793.
De lo sublime, 1793.
Calias o de la belleza, 1793.
De la utilidad moral de las costumbres estéticas, 1793.
Cartas sobre la educación estética del hombre, 1795.
De la poesía ingenua y sentimental, 1795-6.
 
 
 
 
 

Diccionario de filosofía en CD-ROM. Copyright © 1996-98. Empresa Editorial Herder S.A., Barcelona. Todos los derechos reservados. ISBN 84-254-1991-3. Autores: Jordi Cortés Morató y Antoni Martínez Riu.