CANTARES GALLEGOS

ROSALÍA DE CASTRO

 

LA VIDA

Nacimiento.

Rosalía de Castro nació el 24 de febrero de 1837 en una casa situada a la derecha del Camino Nuevo, antigua vía de entrada en Compostela para los viajeros procedentes de Pontevedra. Fue bautizada la niña, pocas horas después de su nacimiento, en la Capilla del Hospital Real, con los nombres de María Resalía Rita, y como hija de padres incógnitos.

Niñez y mocedad.

Nada en concreto sabemos de la educación de Rosalía, que en la escuela primaria mostró ya aptitudes para verificar; Cultivaba estas dos actividades artísticas, el dibujo y la música. Era aficionada a la declamación, ya que en 1854 interpretó el papel principal del drama Rosmunda, de Gil y Zárate, en el Liceo de la Juventud; y en el 1860, ya casada, participó en una función dramática a beneficio de los heridos en la campaña de Africa, también en Santiago. En ambas ocasiones alcanzó éxito extraordinario.

Matrimonio.

Rosalía de Castro contrajo matrimonio con Manuel Martínez Murgía el 10 de octubre de 1858,en la iglesia parroquial de San Ildefonso. Al año siguiente Rosalía da luz a su primera hija, Alejandra, a la que han de seguir seis hijos más. El domicilio del matrimonio cambio muchas veces. La vida de Rosalía se desenvuelve entre Madrid y Simancas, donde escribió la mayoría de las composiciones de Follas novas.

Muerte.

Rosalía nunca disfrutó de una buena salud. Ya de joven parecía predestinada a una muerte temprana. Su vida estuvo seriamente amenazada a raíz de su matrimonio. Luchando siempre con la enfermedad a menudo con la penuria, muchas veces con los perjuicios, las incomprensiones y las injusticias de la sociedad que le rodeaba, vivió consagrada a su hogar a sus hijos y a su marido, sin aspirar a ninguna gloria recluida plenamente en la vida privada. Durante dos años la consumió el cáncer y luego de tres días de agonía falleció (15 de julio de 1885).

LA OBRA

Iniciación.

Compuso sus primeros versos a la edad de 12 años. La Rosalía que a los 17 años era figura destacada en la sociedad literaria del "Liceo de la Juventud", se impregnó del ambiente romántico que entonces reinaba en Santiago. Aurelio Aguirre era el príncipe de aquella juventud soñadora. En su primer libro La Flor, registra huellas de Zorrilla, pues acusa una sinceridad de sentimientos notable, y un sentimiento trágico de la existencia. Al año siguiente de su matrimonio publica La Hija del Mar, una novela romántica, de tendencia folletinesca, cuya acción se sitúa en tierras de Muxía. Flavio, es también una narración romántica, pero la acción folletinesca es sustituida por el interés sociológico, los personajes principales están, dentro de su idealización, caracterizados con relieve, y hay una carga de pasión poderosa que revela una fuerza creadora de indudable autenticidad.

Madurez.

Dentro del mismo género, consideramos más interesantes entre sus obras: Ruinas y El Caballero de las Botas Azules.

Ruinas es un cuadro de costumbres, centrado alrededor de tres tipos humanos, tres habitantes de una pequeña villa, ejemplares por sus valores espirituales, que se sobreponen a su decadencia social. El estilo es llano, humor cordial, desengranado y generoso, agudamente satírico, se cierne sobre todo el relato.

El caballero de las botas azules, fantasía satírica. Confluyen elementos de dos campos, por una parte, la libre imaginación y por otra, la sátira realista de costumbres. Para poner la ridiculez, la hipocresía, la locura y la ignorancia que reinaba en la sociedad. Presenta un afán por castigar a las gentes de irresponsables y necias.

Follas novas, es el título de su último libro que contiene su ontología, su metafísica, no hay en ellos la menor intención didáctica, ni ningún propósito filosófico. Rosalía desahoga su corazón en estos poemas que revelan una visión sombría de la existencia humana. Pero su sinceridad, testimonio de vivencias no enturbiadas en su comunicación por ganga de inhibiciones o perjuicios. En este sentido son registros de una visión de la vida de gran autenticidad.

En los Cantares, Rosalía asume la voz del pueblo gallego. Su obra maestra en castellano es, En las orillas del Sar, versos de tono íntimo, de extraña penetración, cargados de nocturna belleza. Otras piezas de literatura rosaliana son poesías sueltas, cuadros breves de costumbres, artículos de revistas y un cuento en gallego.

CANTARES GALLEGOS.

Composición.

El libro esta enmarcado entre los poemas 1 y 36, que son prólogo y epílogo. Rosalía los pone en boca de una alegre muchacha campesina que es solicitada para que cante a Galicia en lengua gallega, y al final se excusan modestamente por la falta de gracia de su canción. Rosalía cede la palabra a esta muchacha cantora la cede a su vez a distintos tipos populares de los que se pueden distinguir hasta 3 yoes superpuestos: el yo del personaje que hable, el de la muchacha cantora y el yo de Rosalía.

El tema amoroso puede desarrollarse mediante el dialogo del galán y la niña, y así ocurre en los poemas 4, 26 y 27. También son diálogos, pero no de amor los números 3 y 5. Hay un grupo de poemas de costumbres, humos y sátira que aveces son claramente monologados, y otras pueden ser considerados como expresión directa de la autora o de su pálida intermediaria. Formamos este grupo con los números, 6, 7, 8, 13, 16, 20, 21, 24, 30, 32 y 34. Importancia capital para la significación del libro tiene unos poemas de carácter social, números, 15, 17, 18, 28 y 29 puestos en boca de diversos personajes distintos de Rosalía, excepto el 28 donde Rosalía responde sin disfraz alguno a Ruiz Aguilera. La "Alborada", 35, único poema que no se apoya en letra alguna, resulta por eso extraño a la economía de los cantares. No supone ningún yo ficticio como soporte vocal. Parece no estar regido por ninguna razón estructural.

Métrica.

En los cantares hallamos manifestaciones de dos sistemas métricos distintos: el puramente rítmico, basado en la acentuación y el fundado en el cuento de las sílabas. Pertenecen en principio al primero los composiciones números, 1, 27, 30, 32, que utilizan el verso llamado de muñeira. Dentro del sistema de sílabas contadas dominan las formas populares de arte menor: romances de versos de 8, 7, 6 y 5 sílabas; cantar popular; triadas y seguidillas.

Lengua.

La lengua gallega había dejado de ser una lengua literaria y se había reducido al uso oral. En los documentos oficiales también había ido dejando de emplearse, no por imposición del castellano como lengua oficial, sino como consecuencia de la invasión del país por la nobleza forastera. Con la intervención de la potestad real para poner fin a las luchas feudales, se acentúa la presencia en Galicia de autoridades y escribanos castellanos. El idioma que tenían a su disposición los iniciadores del Renacimiento romántico era una lengua dialectal empobrecida. En esa lengua, escribió Rosalía es una lengua viva pero no pura, influida por el castellano.

Intención.

Los cantares gallegos no fueron escritos con una finalidad puramente estética ni siquiera son producto de una mera actitud sentimental o nostalgia ante el país nativo. La intención que persigue la autora es la apología de su tierra y de su lengua. Se propone demostrar, que el paisaje y las costumbres de Galicia son encantadores y que su idioma no es el que groseramente parodian.

 

 

Critica.

La crítica, española y extranjera, ha aceptado unánimemente los Cantares como una obra maestra. Las reservas que en determinados momentos suscitaron Follas novas y En las orillas del Sar, o el olvido en que fueron envueltas las novelas de nuestra escritora no alcanzaron nunca a la obra que estamos estudiando.

Si los cantares adquirieron enseguida, y mantuvieron siempre su posición de libro clásico dentro de la literatura gallega, no es menos cierto que la evolución de las ideas literarias acabó por invertir, el orden de valoración de las obras de Rosalía, colocando su lírica subjetiva en un plano de interés más elevado y alejando los Cantares de la atención crítica. Los Cantares se incuban en el clima del realismo naciente, aún no desprendido de un cierto realismo romántico. Este clima persistió en la literatura gallega hasta el final de la primera guerra mundial. Rosalía proyectaba sus cantares gallegos como el reflejo poetizo de su tierra. El libro nos presenta con gran riqueza la vida aldeana, que Rosalía conocía muy bien. Los cantares no son fundamentalmente lírica sino más bien épica, una epopeya popular de ambiente, con héroes populares individuales que reflejan diversas facetas del héroe que es le Galicia campesina. Se trata de una épica democrática, de la que esta proscrita la clase señorial.

CANTARES GALLEGOS.

I

Has de cantar,

meniña gaitera;

has de cantar,

que me morro de pena.

Canta, meniña,

na beira da fonte;

canta,daréiche

boliños do pote.

Canta, meniña,

con brando compás,

daréiche unha proia

da pedra do lar.

Papiñas con leite

tamén che daréi;

sopiñas con viño,

torrexas con mel.

Patacas asadas

con sal e vinagre,

que saben a noces.

¡Que ricas que saben!

¡Que feira, rapaza,

si cantas faremos...!

Festiña por fora,

festiña por dentro.

Canta, si queres,

rapaza do demo;

canta, si queres;

daréiche un mantelo.

Canta, si queres,

na lengua que eu falo.

Daréiche un mantelo.

Daréiche un refaixo.

Co son da gaitiña,

co son da pandeira,

che pido que cantes,

rapaza morena.

Co son da gaitiña,

co son do tambor,

che pido que cantes,

meniña, por Dios.

II

Así mo pediron

na beira do mar,

ó pe das ondiñas

que veñen e van.

Así mo pediron

na beira do rio

que corre antre as herbas

do campo frorido.

Cantaban os grilos,

os galos cantaban,

o vento antre as foias

runxindo pasaba.

Campaban os prados,

Manaban as fontes

antre herbas e viñas,

figueiras e robres.

Tocaban as gaitas.

Ó son das pandeiras

bailaban os mozos

cas mozas modestas.

¡Qué cofias tan brancas!

¡Qué panos con freco!

¡Qué dengues de grana!

¡Qué sintas! ¡Que adresos!

¡Qué ricos mandiles!

¡Qué verdes refaixos!

¡Qué feitos xustillos

de cor colorado!

Tan vivos color


Si deseas el texto completo indícalo y te lo enviaremos por e-mail

Nombre: Apellidos:
Dirección:
Localidad: Código Postal:
País:
Teléfono: E-mail:


Página creada por Carmen Benítez, de la Universitat Jaume I.